Mi relación de pareja se está rompiendo. Necesitamos Terapia Psicología.

Toda relación de pareja pasa por 4 fases: Atracción, Conocimiento, Acoplamiento y Aceptación.

Si alguna de las fases se quiebra, verdaderamente es posible la relación de pareja se rompa, a menos que la pareja decida voluntariamente asistir al psicólogo y hacer terapia de pareja. kjhgfvcdx

En psicología, la terapia de pareja no garantiza que la relación continúe. En muchos casos, las parejas, gracias a esta terapia, continúan su relación y arreglan sus diferencias.

Esto es porque el psicólogo ejerce un papel de facilitador de la comunicación entre ambas personas, y crea un espacio en el que la pareja puede expresarse con libertad y respeto, un espacio en el que no se discute si no que se dialoga.

Por eso, en ocasiones, cuando el psicólogo facilita este tipo de dialogo, son muchas las parejas que descubren inquietudes y necesidades de la otra persona, que por su cuenta no habían sido capaces de detectar.

Además, el hecho de conocer elementos básicos de la psicología de pareja, crea una especie de despertar de la consciencia que impulsa la sensibilidad y la empatía en la propia relación.

Son muchas las parejas que han vuelto a vivir su relación con alegría, y han arreglado sus diferencias gracias a la terapia de pareja. No siempre todo está perdido. Aunque no todos,  muchos son los que han conseguido salvar su relación.

¿Cuál es entonces vuestro caso en función de las fases de pareja anteriormente descritas?

Por ejemplo, hay parejas en las que falla la atracción, porque empezaron sin saber porqué, o solo uno de ellos estaba enamorado y el otro cedió a iniciar la relación con dudas o por no saber decir que no. Aquí lo que falla es la atracción de una o de las dos partes. Esto es complicado de solucionar porque de entrada no existe una chispa que encienda la relación.

Otras veces, el problema está en el conocimiento de la otra persona. Es decir, hay parejas que en realidad están hechas para estar juntas, pero como no se conocen aún lo suficiente,     creen que lo que ven ahora es todo lo que hay. Pero no es así, las relaciones nos van ofreciendo cosas nuevas que nos gustarán, y otras que nos gustarán menos.

También ocurre a veces que la pareja no se conoce porque no se comunica, “son dos extraños viviendo juntos”. Y también ocurre a veces que un problema externo a la propia relación, pongamos un fracaso económico, nubla la relación, y toma un protagonismo constante en el día a día, lo que impide que la relación avance con naturalidad y por tanto se merma el conocimiento de la otra persona.

La fase de acoplamiento es la más importante, aquí es donde las cosas que no nos gustan del otro deben ser limadas y modificadas, de forma que ambos conozcan lo que quieren del otro y se dialogue para llegar a acuerdos que satisfagan a ambas partes. Por ejemplo, ella puede que meta siempre a terceras personas en la relación, y él puede que a la mínima se altere, grite y pierda los papeles. Todo esto se puede cambiar si hay amor y ganas de salvar la relación.

La fase de aceptación es determinante. Con los años, una relación sana es aquella en la que se puede decir que “adoro tus virtudes y acepto tus defectos”.

Si con los años, ya no acepto tus defectos, no los soporto, no puedo con ellos, o el amor que te tengo no es suficiente para aceptarlos, la relación realmente peligra, aunque no siempre, porque a veces, se pueden trabajar aspectos de la fase de acoplamiento que faciliten la aceptación del otro.

En cualquier caso, luchar por una relación de pareja siempre merece la pena. Son muchos los que han vuelto a ser felices. Tú también puedes conseguirlo. Te mereces ser feliz.

Si necesitas ayuda y terapia de pareja, pincha aquí para pedir cita. Podemos ayudarte. Tenemos experiencia.

O si quieres, nosotros te llamamos, pincha aquí si quieres que nosotros te llamemos.

citas@psicologialasrozas.com
Tlf: 655 777 291
Un saludo

Psicología en las Rozas

Cómo no tener diferencias con nadie

Son muchas las personas que sufren por tener diferencias con otras personas.

Muchos quieren no discutir con nadie, que nadie se enfade con ellos, caer bien a todo el http://farm6.staticflickr.com/5246/5354908027_ab87ccb5be_z.jpgmundo, no enfadarse con nadie, y en definitiva, ser querido, amado, respetado, aceptado, y aplaudido por el resto de personas.

Esto no es posible, y tampoco deseable, no se puede caer bien a todo el mundo, ni se debe, porque eso significa que tu personalidad es inexistente porque se amolda a los patrones de todas y cada una de las personas con las que uno interactúa.

Esto significa que dejas de existir.

Si quieres ser aceptado por todos, dejas de existir, dejas de tener una personalidad definida, porque tu personalidad se convierte en trocitos de todas y cada una de las cosas que los demás quieren de ti.

¿Donde quedas tu entonces?. En todo y en nada

No existes. Y quizá esa sea precisamente la frustración o sufrimiento que padeces.

Por eso, son muchos los que para ser eternamente aceptados actúan así:

– no contradicen a nadie
– no hacen nada nuevo
– no dicen lo que les gustaría decir
– no hacen lo que les gustaría hacer
– no tienen opinión propia
– no tienen individualidad

Esto mina la auto confianza y la auto percepción. Fragmenta el espíritu y nos hace sufrir.

Y quizá, nos haga confundir la frustración, y pensar que sufrimos por no ser aceptados, cuando en realidad, quizá, es que no te aceptes a ti mismo/a. Quizá el conflicto sea contigo mismo y no con los demás.

Así que desde psicología las rozas te aconsejamos que seas tu mismo/a porque no se puede caer bien a todo el mundo, ni se debe.

Es más sano ser uno mismo, y ser asertivo para expresar las propias opiniones y aceptar y respetar las de los demás.

¿Existes?

Saludos
Psicología las Rozas