Psicología Práctica. Mundos de Fantasía.

Allá donde tu ves montañas, arboledas y valles, yo veo mundos de fantasía. Veo colores y oportunidades, veo la vida en todo su esplendor, sin añadidos superficiales.
¿No estarás soñando despierto?, le dijo.
Y respondió:
Y qué es la vida, si no un sueño. Un sueño donde tú imaginas lo que quieres soñar. La vida es tu sueño, y para hacer realidad tu sueño, tienes que estar despierto.
Por tanto, si, tienes razón, soy un soñador despierto.
Un saludo
Psicología Las Rozas.

 

La Inteligencia Emocional.

Son muchas las personas que han leído diversos libros sobre inteligencia emocional, que reconocen no haber comprendido bien la esencia del asunto, e incluso que no han encontrado una aplicación práctica para su vida cotidiana. http://danblackonleadership.info/wp-content/uploads/2012/08/7873961_orig.jpg

En este post, tratamos de ir a la esencia de la inteligencia emocional y cómo aplicarla en tu día a día.

La clave está en que “todos tenemos un forma de relación con los demás”. Esa es la clave.

Por ejemplo, hay personas cuya forma de relación es “la queja contínua”, es decir, se relacionan con los demás contándoles lo que le duele esto o lo otro, o lo mal que lo pasaron cuando le dolía aquello, o que mal día porque es lunes.

Este tipo de personas se encuentran a gusto en situaciones tales como funerales, eventos tristes, o dentro de grupos donde hay discusiones y fragmentación.

Otro ejemplo son las personas cuya forma de relación es “contar chistes y cosas alegres que nos hacen sonreir”. Son así casi todo el tiempo. Este tipo de personas se sienten a gusto en fiestas y reuniones, en el café de la mañana, en situaciones de celebración, etc.

Hay tantas formas de relación como personas.

Otras formas típicas de relación son por ejemplo “el que lo sabe todo”, “el que contradice a todo el mundo”, “el que es generoso en el sentido más amplio de la palabra”, “al que a todo le parece mal”, “el que no para de hablar”, “el que desconfía de todo” “el que siempre escucha y habla poco”…….

La pregunta es… ¿cúal es tu forma de relación con los demás?. Esa es la clave.

¿Porqué es la clave?

Porque si te haces esa pregunta y eres capaz de responderte con honestidad, vas a comprender muchas de las cosas que dificultan tu relación con los demás, o por el contrario que las facilitan. Es decir, vas a resolver de golpe muchas cuestiones sociales.

Por ejemplo, si eres de los que se “se relaciona con la queja”, y te das cuenta de ello, vas a comprender porqué te pones nerviosa/o en un alegre cumpleaños. O porque no te apetece ir al cumple de María, o porque no tienes una amplia red social de amigos, si es lo que deseas y no lo consigues.

No es que no seas sociable, es que te sientes cómodo relacionándote de esa manera, por el motivo que sea, no debes juzgarte, debes comprender.

Si alguien te cuenta algo bueno que le ha pasado, y no eres capaz de responderle con una sonrisa, con un gesto sincero de alegría, no es que no te alegres y que sientas envidia, es que no sabes como hacerlo, no sabes cómo construir esa respuesta emocional.

Pero claro, si ambas personas no son conscientes de esto, tu pensarás que eres mala, porque no sientes alegría, la otra persona lo notará, te pondrás nerviosa, la conversación no profundiza, se cambia rápido de tema, y todo se vuelve incómodo en décimas de segundo.

Pero lo que en realidad ocurre no es lo descrito, el problema reside en la forma de relación.

La pregunta es..¿cúal es tu forma de relación?. ¿eres capaz de responderte con valentía?

Si puedes comprenderlo, de golpe vas a adquirir una fuerte dosis de Inteligencia Emocional, porque de paso vas a empezar a observar la forma de relación de los demás, y eso te ayudará a juzgarlos menos y a comprenderlos más. (y a tí mismo también)

¿Cómo es esto?. Es fácil, la inteligencia emocional dice que lo ideal es:

1. Ser consciente de tus propias emociones.

2. Regularlas, controlarlas.

3. Identificarlas en el otro.

4. Amoldarte y comprender las emociones del otro (empatía) para mejorar la relación con los demás.

Pues si analizas y comprendes las formas de relación, has dado un paso de gigante.

¿Cómo puedo saber si la he definido bien?.

Si la has descrito de una forma sencilla, que cualquiera pueda comprender al decirla, entonces seguro que está bien definida.

¿Cúal es entonces tu forma de relación? ¿puedes responderte?

En cualquier caso, si quieres profundizar y aprender de forma práctica a mejorar tu inteligencia emocional, pide cita y ven a vernos a consulta. 

Si quieres, nosotros te llamamos.

Un saludo

Psicología Las Rozas.

Cómo no tener diferencias con nadie

Son muchas las personas que sufren por tener diferencias con otras personas.

Muchos quieren no discutir con nadie, que nadie se enfade con ellos, caer bien a todo el http://farm6.staticflickr.com/5246/5354908027_ab87ccb5be_z.jpgmundo, no enfadarse con nadie, y en definitiva, ser querido, amado, respetado, aceptado, y aplaudido por el resto de personas.

Esto no es posible, y tampoco deseable, no se puede caer bien a todo el mundo, ni se debe, porque eso significa que tu personalidad es inexistente porque se amolda a los patrones de todas y cada una de las personas con las que uno interactúa.

Esto significa que dejas de existir.

Si quieres ser aceptado por todos, dejas de existir, dejas de tener una personalidad definida, porque tu personalidad se convierte en trocitos de todas y cada una de las cosas que los demás quieren de ti.

¿Donde quedas tu entonces?. En todo y en nada

No existes. Y quizá esa sea precisamente la frustración o sufrimiento que padeces.

Por eso, son muchos los que para ser eternamente aceptados actúan así:

– no contradicen a nadie
– no hacen nada nuevo
– no dicen lo que les gustaría decir
– no hacen lo que les gustaría hacer
– no tienen opinión propia
– no tienen individualidad

Esto mina la auto confianza y la auto percepción. Fragmenta el espíritu y nos hace sufrir.

Y quizá, nos haga confundir la frustración, y pensar que sufrimos por no ser aceptados, cuando en realidad, quizá, es que no te aceptes a ti mismo/a. Quizá el conflicto sea contigo mismo y no con los demás.

Así que desde psicología las rozas te aconsejamos que seas tu mismo/a porque no se puede caer bien a todo el mundo, ni se debe.

Es más sano ser uno mismo, y ser asertivo para expresar las propias opiniones y aceptar y respetar las de los demás.

¿Existes?

Saludos
Psicología las Rozas