La vida me ha decepcionado.

Siempre supe que fui llamado para hacer algo grande, para cambiar el mundo.

Lo sentía muy adentro ya desde pequeño, y sin saber lo que era, seguía su rastro olfateando cada pista.

Mientras otros sólo dormían, yo he soñado a lo grande. Navegué muchas sombras, y he rozado cielos con la punta de mis dedos. Mis uñas han arañado la miel.

He visto monstruos y muchas orejas de lobos. He abrazado gigantes. Si caí siete veces, ocho me levanté.

He hecho males y he ayudado a muchos. Mis barbas he puesto a remojar en ocasiones. He fracturado egos y he desnudado el mío.

He vencido fieras batallas y también he sido derrotado como un niño.

He sentido axiomas temblar bajo mis pies, y he tomado caminos que a ojos de otros no existen.

He tocado y he probado.

Y mientras puedas seguir soñando, prohíbete decir que la vida te ha decepcionado.

Bookmark the permalink.

Leave a Reply