Mi hijo es homosexual. Consejos de Psicología.

Es en la adolescencia cuando todos buscamos nuestra orientación sexual. Son muchos los jóvenes que descubren que su orientación es homosexual, y tarde o temprano los padres se acaban enterando. 191141339_1380817739

La situación no es fácil porque en muchas ocasiones se produce un antes y un después en la relación del hijo/a con sus padres.

La mayor dificultad la encuentran los adolescentes, porque deben aceptarse a sí mismos, y además buscar la aceptación de sus padres. Aunque van a continuar con su vida de igual manera, a todos los hijos les gusta ser aceptados y apoyados por sus progenitores.

La homosexualidad no es una enfermedad, ni se elige, ni tampoco se contagia, y es de sobra conocido que no aumenta la probabilidad de contraer el sida, ni cualquier otra enfermedad de transmisión sexual. Esto último, se debe más bien a las prácticas que se utilizan cuando se tienen relaciones sexuales.

La realidad es que el rechazo de los padres ante un caso así, no va a beneficiar a ninguna de las partes. Sólo hay 3 versiones para una situación así:

1. Los padres lo aceptan desde el primer momento y la relación con sus hijos sigue siendo buena.

2. Los padres no lo aceptan al principio, la relación se enfría, y con los años lo acaban aceptando, y la relación vuelve a establecerse.

3. Los padres nunca lo aceptarán del todo, y la relación entre padres e hijos nunca volverá a ser la misma. Hubo un antes y un después. Y así hasta el final de los días.

¿Cuál es la versión más fácil y agradable para todos?

Claramente la primera. Porque los hijos no van a cambiar su orientación. Pero los padres si pueden cambiar su percepción.

Piensa que para un adolescente, un rechazo por parte de sus padres en algo tan importante en su vida, puede ser una desilusión muy difícil de reparar.

¿Tu hijo es gay o lesbiana?. Estupendo, que hay de malo.

¿No es lo que tu querías de él o de ella?. Se entiende, pero a parte de ser tus hijos, tienen vida propia.

¿Qué dirán mis conocidos?. Pues pensarán lo que quieran. No importa, te van a criticar igual. Además, ¿te importa más eso que la vida emocional de tus hijos?

¿Qué he hecho mal para que me ocurra esto?. Nada, las cosas son así.

¿Cómo puedo dejar de sentirme culpable? Si tienes la culpa está bien que te sientas culpable. Aunque la realidad es que como no tienes nada que ver en eso, no puedes sentirte culpable.

¿Tendrá dificultades sociales mi hijo o mi hija por esto? Algunas tendrán, cada vez menos porque la sociedad cada día está más abierta a todo. Pero si tienen dificultades, lo que menos necesitan es encontrarlas en casa. ¿no?

Si tienes una mentalidad conservadora porque es la educación que has recibido, está bien. Pero eso no va a arreglar la relación con tu hijo o tu hija.

En realidad, la verdad última de todas, es que si estás leyendo esto, si estás frustrado, preocupado, y desolado por este asunto, es que te preocupas más por ti mismo que por la felicidad de tus hijos. No te juzgo. Anteponer el ego al bienestar de los demás es humano.

Sin embargo..¿te favorece?

¿Que versión de la película elegirás?, La 1, la 2 , o la 3.

Si necesitas ayuda y consejos de psicología para aclararte, pincha aquí para pedir cita. Podemos ayudarte.

O si quieres, nosotros te llamamos, pincha aquí si quieres que nosotros te llamemos.

citas@psicologialasrozas.com
Tlf: 655 777 291
Un saludo

Psicología en las Rozas

Mi relación de pareja se está rompiendo. Necesitamos Terapia Psicología.

Toda relación de pareja pasa por 4 fases: Atracción, Conocimiento, Acoplamiento y Aceptación.

Si alguna de las fases se quiebra, verdaderamente es posible la relación de pareja se rompa, a menos que la pareja decida voluntariamente asistir al psicólogo y hacer terapia de pareja. kjhgfvcdx

En psicología, la terapia de pareja no garantiza que la relación continúe. En muchos casos, las parejas, gracias a esta terapia, continúan su relación y arreglan sus diferencias.

Esto es porque el psicólogo ejerce un papel de facilitador de la comunicación entre ambas personas, y crea un espacio en el que la pareja puede expresarse con libertad y respeto, un espacio en el que no se discute si no que se dialoga.

Por eso, en ocasiones, cuando el psicólogo facilita este tipo de dialogo, son muchas las parejas que descubren inquietudes y necesidades de la otra persona, que por su cuenta no habían sido capaces de detectar.

Además, el hecho de conocer elementos básicos de la psicología de pareja, crea una especie de despertar de la consciencia que impulsa la sensibilidad y la empatía en la propia relación.

Son muchas las parejas que han vuelto a vivir su relación con alegría, y han arreglado sus diferencias gracias a la terapia de pareja. No siempre todo está perdido. Aunque no todos,  muchos son los que han conseguido salvar su relación.

¿Cuál es entonces vuestro caso en función de las fases de pareja anteriormente descritas?

Por ejemplo, hay parejas en las que falla la atracción, porque empezaron sin saber porqué, o solo uno de ellos estaba enamorado y el otro cedió a iniciar la relación con dudas o por no saber decir que no. Aquí lo que falla es la atracción de una o de las dos partes. Esto es complicado de solucionar porque de entrada no existe una chispa que encienda la relación.

Otras veces, el problema está en el conocimiento de la otra persona. Es decir, hay parejas que en realidad están hechas para estar juntas, pero como no se conocen aún lo suficiente,     creen que lo que ven ahora es todo lo que hay. Pero no es así, las relaciones nos van ofreciendo cosas nuevas que nos gustarán, y otras que nos gustarán menos.

También ocurre a veces que la pareja no se conoce porque no se comunica, “son dos extraños viviendo juntos”. Y también ocurre a veces que un problema externo a la propia relación, pongamos un fracaso económico, nubla la relación, y toma un protagonismo constante en el día a día, lo que impide que la relación avance con naturalidad y por tanto se merma el conocimiento de la otra persona.

La fase de acoplamiento es la más importante, aquí es donde las cosas que no nos gustan del otro deben ser limadas y modificadas, de forma que ambos conozcan lo que quieren del otro y se dialogue para llegar a acuerdos que satisfagan a ambas partes. Por ejemplo, ella puede que meta siempre a terceras personas en la relación, y él puede que a la mínima se altere, grite y pierda los papeles. Todo esto se puede cambiar si hay amor y ganas de salvar la relación.

La fase de aceptación es determinante. Con los años, una relación sana es aquella en la que se puede decir que “adoro tus virtudes y acepto tus defectos”.

Si con los años, ya no acepto tus defectos, no los soporto, no puedo con ellos, o el amor que te tengo no es suficiente para aceptarlos, la relación realmente peligra, aunque no siempre, porque a veces, se pueden trabajar aspectos de la fase de acoplamiento que faciliten la aceptación del otro.

En cualquier caso, luchar por una relación de pareja siempre merece la pena. Son muchos los que han vuelto a ser felices. Tú también puedes conseguirlo. Te mereces ser feliz.

Si necesitas ayuda y terapia de pareja, pincha aquí para pedir cita. Podemos ayudarte. Tenemos experiencia.

O si quieres, nosotros te llamamos, pincha aquí si quieres que nosotros te llamemos.

citas@psicologialasrozas.com
Tlf: 655 777 291
Un saludo

Psicología en las Rozas

Mi marido es un ludópata. Necesito ayuda psicológica.

La ludopatía, también llamada ludomanía o juego patológico, es considerada una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS).  En el año 1992 fué incluída en la clasificación internacional de enfermedades. qwertyuio

La ludopatía fácilmente acaba arruinando la vida del afectado y de su entorno, sobre todo hace pasar un infierno a su propia familia. Si estás leyendo esto es porque de forma directa o indirecta te encuentras afectado por el juego patológico, por la ludopatía.

La ludopatía afecta tanto a hombres como a mujeres, pero es mucho más frecuente en los hombres. 7 de cada diez afectados son hombres y 3 son mujeres.

En los hombres, la ludopatía puede comenzar en la adolescencia y en las mujeres lo más habitual es a partir de los 40 años.

En España, cada vez hay más afectados. Se calcula que puede haber 2 millones de afectados, y curiosamente en Aragón es donde se da la tasa más alta. Desgraciadamente, en nuestro país, cada vez son más las casas de apuestas que abren sus puertas al público.

El estrés y las preocupaciones acentúan la conducta ludópata. Las personas afectadas pasan un verdadero calvario y se lo hacen pasar a sus familias y amigos, y aún así, siguen apostando y perdiendo un dinero que no tienen. Bingos, casas de apuestas, cualquier excusa vale para apostar, y como cada vez se apuesta más, cada vez se pierde más.

Es un círculo vicioso infernal.

¿Porque alguien es ludópata?

Se ha estudiado mucho la ludopatía durante los últimos años, y no se puede dar una única explicación que abarque todos los casos.

Lo que sí se sabe con certeza, es que el juego activa las zonas de placer del cerebro, y se convierte en una adicción de la que es muy complicado salir. El cerebro necesita ese refuerzo permanente de placer, esa sensación de sentirse vivo, esa emoción, esa estimulación emocional que rompa con la monotonía, con la rutina, con el estrés, con la presión.

La forma en que se desencadena la conducta en la ludopatía es similar al de un adicto a la cocaína. Además, un ludópata es un mentiroso compulsivo.

¿Cómo saber si soy un ludópata?

Si respondes con un “sí” a la mayoría de estas preguntas, ( a más de 15.) se puede decir que eres ludópata:

1. Has faltado al trabajo o al colegio para jugar.

2. El juego afecta a tu vida familiar negativamente.

3. El juego afecta tu reputación.

4. Sientes remordimientos después de jugar.

5. Has jugado para conseguir dinero para pagar deudas o salir de dificultades.

6. El juego afecta a tu trabajo y tu rendimiento.

7. Después de perder, sientes que tienes que volver cuanto antes, y recuperar lo perdido.

8. Después de ganar, sientes que tienes que volver, y ganar aún más.

9. Juegas hasta que no te queda nada.

10. Has pedido prestado para jugar.

11. Has vendido tus cosas o las de otros para jugar.

12. Rechazas emplear el dinero para el juego en otras cosas.

13. El juego hace que pierdas interés por tu familia y por tu bienestar.

14. Has jugado más tiempo del que tenías previsto.

15. Has jugado para escapar del aburrimiento, de la soledad, del estrés.

16. Alguna vez has cometido un acto ilegal para conseguir dinero para jugar.

17. El juego te hace dormir mal o te hace difícil conciliar el sueño.

18. Las frustraciones y las decepciones te hacen jugar más.

19. Has sentido la necesidad de celebrar cualquier ganancia, después de horas jugando.

20. Has pensado en el suicidio como consecuencia del juego.

fuente.http://www.gamblersanonymous.org/ga/content/20-questions

¿Cómo puedo curarme o acabar con la ludopatía?

Lo primero es querer hacerlo. Esto es lo más importante. Hablarlo con tus seres queridos y decidir hacerle frente al problema. Esto es clave.

Es muy importante también contar con la ayuda de un psicólogo para modificar el proceso cognitivo – conductual, y también como una forma de compromiso adicional y control.

Se puede salir de la ludopatía. No es un proceso fácil. Pero otros ya lo han conseguido. Tu también puedes conseguirlo.

Si necesitas ayuda y terapia psicológica, pincha aquí para pedir cita. Podemos ayudarte. Tenemos experiencia.

O si quieres, nosotros te llamamos, pincha aquí si quieres que nosotros te llamemos.

citas@psicologialasrozas.com
Tlf: 655 777 291
Un saludo

Psicología en las Rozas

Me siento culpable. Cómo liberarme de mi sentimiento de culpa. Ayuda Psicología.

Todos nos hemos sentido culpables alguna vez por algo que hemos hecho, o algo que hemos dejado de hacer.

Sentirse culpable tiene su parte positiva y es que significa que tenemos valores. Tenemos valores y queremos cumplirlos, así que en parte sentimos que nos hemos traicionado a  nosotros mismos.

kjhkgjfh

Sentirse culpable por algo puede deberse a:

1. No sentirse aceptado/a por otros o tener pensamientos que entendemos como “incorrectos”.

2. Sentirte responsable por algo malo que has hecho, o te ha pasado a ti o otra persona.

3. Sentirte obligado/a a hacer algo que consideras que no está bien.

4. No haber hecho o dicho algo, y saber que ya no es posible volver atrás.

¿Cómo puedo liberarme de este sentimiento de culpa?. Me siento culpable, tengo sentimientos de culpa y quiero liberarme de ellos.

Aquí van algunos consejos en forma de preguntas que puedes hacerte.

En ese momento, ¿no tenías un estado mental diferente al de ahora?, ¿no veías las cosas de una forma distinta a como las ves ahora?

¿Actuaste de una forma consistente tal y como veías las cosas en ese momento?

Si hubieras sabido lo que sabes hoy, ¿acaso no hubieras actuado de manera distinta?

¿Hiciste lo mejor posible teniendo en cuenta tu estado mental y emocional, y con las limitaciones que tenías en ese momento? en otras palabras.., ¿acaso no hiciste lo que pudiste?

¿Estás dispuesto/a a sentir el dolor que sientes sin autoengañarte?

¿Estás dispuesto/a a perdonarte por no saber entonces lo que sí sabes hoy?

¿Estás dispuesto a perdonar a otros, si es que tuvieron algo que ver con lo que hiciste o dejaste de hacer?

¿Estás dispuesto a arreglar la situación si es que aún es posible?

Sentirse culpable es humano y es bueno porque aprendemos de los errores y demuestras que tienes valores.No te castigues, aprende de ello, y arréglalo si puedes. Nadie es perfecto.

En cualquier caso, si necesitas ayuda y terapia psicológica, pincha aquí para pedir cita. Podemos ayudarte.

O si quieres, nosotros te llamamos, pincha aquí si quieres que nosotros te llamemos.

citas@psicologialasrozas.com
Tlf: 655 777 291
Un saludo

Psicología en las Rozas

 

 

Consejos de psicología para caer bien a todo el mundo.

“Es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad”

dfgh

No se puede caer bien a todo el mundo ni se debe. Cuando alguien intenta agradar a todo el mundo, deja de tener personalidad, porque su personalidad acaba siendo un conjunto de trocitos de todo lo que los demás quieren que sea.

Por tanto, lo que esa persona quiere ser y es, queda completamente anulado.

Si quieres caer bien a todo el mundo,  debes saber que es imposible. Y tampoco es deseable.

Querer eso, es querer ser amado y aprobado por todos, pero la pregunta es si entonces tú mismo/a te apruebas.

¿Si necesitas la aprobación de todo el mundo, es porque tu mismo/a no te apruebas?

Si necesitas ayuda y terapia psicológica para reforzar tu personalidad y ganar en asertividad, pincha aquí para pedir cita. Podemos ayudarte.

O si quieres, nosotros te llamamos, pincha aquí si quieres que nosotros te llamemos.

citas@psicologialasrozas.com
Tlf: 655 777 291
Un saludo

Psicología en las Rozas